Lo encuentran sin vida en su cuarto

1/1


Este hecho ocurrió en el sitio La Tablada de Chone, perteneciente a la parroquia San Plácido de Portoviejo.

La última vez que vieron  con vida a García fue la tarde del domingo.
Eduardo Chóez, cuñado de Joel, manifestó que el domingo García participó en un bingo que se realizó en el sector, luego de eso merendó en la casa de un familiar y se fue a su vivienda.
Pasaron los días y a García no lo volvieron a ver.
El miércoles, aproximadamente a las 17h00, un amigo lo fue a buscar a la casa y detectó que algo no estaba bien.
Las puertas y ventanas del domicilio estaban cerradas, y pese a los reiterados llamados no respondió.
Por eso el amigo se acercó y por las aberturas de la caña guadua, material con el que está construida la casa, vio que García estaba aparentemente muerto.
Impresionado, el amigo alertó a otros moradores del sector y a los familiares de la víctima, quienes llamaron a la Policía.
Cuando los uniformados llegaron tuvieron que violentar las seguridades de la casa y confirmaron que el hombre estaba sin signos vitales; además, ya estaba en estado de descomposición.  
Hasta el lugar arribaron agentes de la Dinased y de Criminalística de la Policía, para realizar el levantamiento del cadáver.
Luego, en coordinación con el fiscal Jean Carlos Macías, el cuerpo fue trasladado hasta el centro forense de Manta para que le practicaran la autopsia.
Los uniformados señalaron que el cuerpo de la víctima no tenía huellas de violencia, por lo cual presumen que la causa de muerte fue un paro cardiorrespiratorio.
Los restos mortales fueron retirados ayer del centro forense y llevados a La Tablada de Chone, donde velaron a Joel García, por dos horas, y luego lo sepultaron en el cementerio de San Plácido.

Powered by