El artesano más longevo

1/1


 Se trata de Floresmilo Velasco Peñafiel, de 107 años, un tesoro humano en el arte del tallado, quien con gestos comprimidos y movimientos pausados aún elabora artesanías para su propio uso, como lo hacían sus abuelos, entregando el aliento y la paciencia, publica diario La Hora.

A su haber tiene la confección de puñales, atarrayas, cabeza de machetes y escopetas. 
 
Conocimiento.  Todo aprendido prolijamente por su ascendencia. Y es que su don no está en sus manos, sino en el alma, en la simpleza de la vida, en el arraigo a la tierra y a sus raíces. 
Está donde el corazón se hace madera, cabuya, lanza; está en el corazón de Floresmilo. 
De casualidad, a los 18 años llegó al cantón Quinsaloma, una tierra considerada de interés arqueológico, ya que allí fueron encontradas, hace décadas, vasijas y otros rastros de antiguas culturas indígenas.
 
Habilidades ancestrales.  Su hogar se encuentra rodeado por las zonas de mayor atención del Ministerio de Cultura y Turismo, como Loma de Coco, Estero de Piedra, barrio Las Tolas, Balsería, La Colonia y más. 
Se ha “puesto la lupa” en esas áreas porque allí fue donde se encontró la mayor cantidad de vestigios ancestrales. Esto hace que sus conocimientos sean mucho más valorados. 
A pesar de su edad, en sus manos se puede ver el reflejo de lo que sus padres y abuelos le 
enseñaron en su niñez: destreza.
 
Tradición de la artesanía. Su vida ha llevado un proceso acelerado y ha hecho desde chalos, canastos, entre otros productos, pero recuerda que en su juventud también pescaba y cazaba, poniendo en práctica las habilidades ancestrales.
En su larga vida ha tenido cinco hijos, la mayor de ellos falleció cuando tenía 49 años. 
Sin embargo, en su caminar lo acompañan sus otros hijos: Héctor, Felipe, Mercy y Leonor, quienes también han aprendido sus destrezas, al igual que sus 12 nietos y cuatro bisnietos, con quienes busca que se mantenga viva la tradición de la artesanía, la pesca y la caza. 
En Quinsaloma existen lugares donde se han encontrado vasijas y rastros de antiguas culturas indígenas; entre los sectores donde se encuentran este tipo de vestigios están: Estero de Damas, recinto La Naranja, Colonia Chipeamburgo Tres, Loma de Coco, Estero de Piedra, Balsería, El Paraíso y barrio Las Tolas.

Powered by