Falta de agua pone en riesgo al maíz

1/1


A unos 300 metros de la vía principal un campesino deambula pensativo entre las matas de choclo, afanado por saber cuáles de ellas tienen aún la posibilidad de dar un fruto acorde a sus esperanzas.

Es Holger Intriago quien aparece así. Asegura haber invertido más de 2 mil dólares -entre semilla y productos como urea- en cada una de sus 7 hectáreas, pero le falta el producto principal, ese que solo lo da la naturaleza: el agua.
“Desde hace 15 días no ha llovido, la otra vez brisó, pero no fue suficiente. Desde entonces, puro sol”, indica.
Las matas -asegura- han empezado a ponerse blanquinosas, las “hojas bajeras” se debilitan y el tallo se muestra flaco con las últimas reservas de agua.
Eso hará que la cosecha de este año -la única, pues en verano no siembran- amenace con caer a la mitad.
“Como la siembra es dispareja, no se siembra todo al mismo tiempo, las que se sembraron primero, que ya están echando melena, van a dar una mazorca débil, y las otras, las que sembramos después, simplemente se marchitarán”, dice don Holger.
Baudilio Tejena es otro agricultor que ve con preocupación cómo la cosecha está en peligro.
“Todo, como ve, está seco. Estamos a la espera de que salga lo que buenamente se pueda recoger. Así llueva, la mata ya perdió fuerza”, dice.
Joffre Intriago es el presidente de la comuna, la cual tiene cerca de 200 hectáreas cultivadas con maíz, de las que dependen 60 agricultores, ninguno de los cuales goza del beneficio de algún seguro.
“La verdad estamos preocupados porque se va a perder la mitad de la cosecha”, señala Intriago viendo de reojo cómo los sembríos se van marchitando.
 
>seguro. Para las autoridades del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) la situación también es preocupante, creen que el agricultor debe asegurarlo, es decir, aplicar al beneficio denominado Agroseguro.
Según el director provincial del MAG en Manabí, Sandro Vera, la entrega de kits a los agricultores y la firma de la póliza son herramientas necesarias, habida cuenta de que el comportamiento del clima puede ser impredecible.
El seguro cubre el 85% de la inversión cuando se trata de una afectación climática y el 75% en el caso de la presencia de una plaga.
Hasta el momento, en esa oficina se han recibido 1.300 avisos de siniestros (afectaciones) a nivel provincial, pero para que el agricultor recupere su inversión, técnicos del MAG y del seguro deben hacer una verificación.

Powered by